HISTORIA DE LA CIAJ

PorCIAJ

HISTORIA DE LA CIAJ

“La Cámara trabaja diariamente  para la Industria y es un importante órgano de consulta.”

Gustavo Martínez Güitrón

Durante la Colonia la satisfacción de las necesidades alimenticias de los jaliscienses se llevó a cabo por el sistema gremial; un gremio era el grupo de artesanos especializados en un tipo de producción, quienes regulaban el trabajo y ejercían el monopolio en esa rama. Los primeros registros se pueden encontrar en 1737 cuando Guadalajara tenía solo ocho mil habitantes y destacan en el ramo alimenticio los de panaderos, trapiches, aguadores, molineros, pulperos y dulceros.

Mención especial merecen los rendimientos agrícolas y ganaderos en los grandes latifundios desarrollados por los descendientes de los primeros conquistadores y los españoles que después fueron llegando a la Nueva Galicia. Con ellos se inician las grandes producciones de carne, granos, leguminosas y generan gremios dedicados al manejo de cárnicos, lácteos, molinos, nixtamales, panadería, tortillería y dulces.

Desde el punto de vista de manufactura, los principales productos eran los textiles, talabartería, calzado, el vino mezcal y el azúcar (el primer permiso para un trapiche en Ameca data del 26 de abril de 1619 y fue concedido por el Virrey al Capitán Español  Pedro Henríquez Topete y al Alcalde de Guadalajara Fernando Aguilar).

Los comerciantes y empresarios de Guadalajara comenzaron a reunirse en 1791 con la idea de crear una organización que promoviera la producción, el comercio y las comunicaciones. Es así como en 1796 se fundó el Real Consulado de Guadalajara que funcionó hasta 1824. Este organismo permitió a los comerciantes y productores liberarse de la dependencia y control que ejercían los comerciantes de la Ciudad de México a través del Real Consulado de Comerciantes.

Cuando se consuma la Independencia cambian las condiciones de producción y el país se liberaliza; esto trae una situación general de incertidumbre e inseguridad. Es hasta 1840 cuando se crea en Guadalajara la Junta de Industria y en 1842 la Junta de Comercio, también en esta ciudad. La accidentada historia del México Independiente no permitió un crecimiento de las empresas ni el establecimiento de organizaciones empresariales, que aparecieron hasta finales del siglo XIX.

“Los terratenientes de Jalisco, con intereses económicos en muchos otros sectores de actividad, durante el Porfiriato se organizaron con el propósito de defender de manera institucionalizada sus intereses y promover la modernización de la agricultura de Jalisco. Desde 1879 crearon una Sociedad Agrícola Jalisciense a la que pertenecieron algunos de los hacendados más importantes de la entidad (…) Esta sociedad tuvo una vida efímera pero sirvió de base para la creación de la Cámara Agrícola Jalisciense en 1899 (…) Así surgió en abril de 1910 la Cámara Agrícola Nacional Jalisciense.”

La Cámara de Comercio, Industria y Minería de Guadalajara (Hoy Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara) se inició en 1888, catorce años después de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México, fundada en 1874. Esta organización permaneció como única agrupación de los empresarios jaliscienses hasta 1930 en que nació el Centro Patronal de Jalisco que después se llamó Centro Empresarial de Jalisco, perteneciente actualmente a la COPARMEX.

“La Cámara de Comercio albergó en su seno hasta los años cuarenta gran parte de los intereses de los empresarios, incluidos los industriales. Conforme creció la economía y se desarrolló la industria, cada una de las ramas que empezaron a destacar fueron cobrando autonomía. Fueron los casos de la Cámara de la Industria de la Transformación, la Cámara (de la Industria) Alimenticia, la Cámara (de la Industria) Metálica y la Cámara (de la Industria) del Calzado.”

En 1941 el Congreso de la Unión promulga la Ley de Cámaras con el objeto de dar seguridad y personalidad jurídica a los organismos empresariales.

 

“… precisaba que el comercio debía de organizarse en una sola Cámara mientras que el industrial podía hacerlo en Cámaras genéricas o particulares, además de que estas podían ser regionales o nacionales.”

 

Al poco tiempo comenzaron a crearse las cámaras industriales en Jalisco: La Cámara de la Industria de la Transformación, la del Calzado y la Metálica. Casi simultáneamente el grupo de molineros conformados como unión tomó la iniciativa e invitó a otros empresarios del ramo para constituir la Cámara de la Industria Alimenticia.

“… El 18 de diciembre de 1942 un grupo emprendedor de 32 industriales en el ramo de productos alimenticios, encabezados por el señor Manuel Martínez Rivas, quien posteriormente sería el primer presidente, fundaron la Cámara de la Industria Alimenticia de Guadalajara con la idea de representar los intereses generales y las actividades del ramo alimenticio de la región.” 

De esta organización se desprendieron más tarde la Cámara de la Industria Restaurantera, la de Derivados de la Leche y la de Aceites y Grasas. Cabe hacer notar que Jalisco es un estado en el que hay una gran dispersión del sector empresarial, tal vez como un reflejo de la característica principal de la industria jalisciense: La multitud de empresas, grupos y líderes.

Así se mantuvo la Cámara de la Industria Alimenticia de Guadalajara (CIAG) durante casi veinte años de enorme crecimiento y consolidación; fueron los años de la Segunda Guerra Mundial cuando hubo que surtir al mercado interno; la Postguerra con la sustitución de importaciones y la modernización de la planta productiva, el crecimiento de los centros de producción y consumo.

En 1961 se reforman los estatutos y se incluye la obligatoriedad de pertenecer a las Cámaras para las empresas con $2,500.00 pesos de capital social o más. Se establece como forma de trabajo a las Secciones Especializadas y se formulan las reglas para su operación. En 1962 la Cámara de la Industria Alimenticia de Guadalajara solicita la intervención de la Secretaría de Industria y Comercio para evitar que otras cámaras invadieran su jurisdicción afiliando a los socios de la CIAG.

En 1965 amplía su jurisdicción a todo el estado de Jalisco y en 1974 modifica su nombre a Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ). En 1971 se hacen modificaciones a los mecanismos de elección del Consejo Directivo, así como a su constitución y a algunas formas de operación. En 1975 se señala que las sucursales de empresas alimenticias con sede en otros estados deben inscribirse a la Cámara de Jalisco y los tres tipos de socios: activos, afiliados y cooperadores.

Los años setentas fueron años de conflicto entre el gobierno y todos los sectores empresariales y la CIAJ se sumó al clamor general que pedía seguridad y reglas claras para la buena marcha de la sociedad: setentas y ochentas trajeron escenarios económicos muy adversos y el crecimiento de los sectores de economía informal que complicaban las condiciones de los mercados.

Es hasta 1996 que se eliminó la obligación por ley de pertenecer a una Cámara y fue cuando estos organismos debieron iniciar un proceso de transformación para mantener su membresía y recuperar a las miles de empresas que se separaron por no ver claramente los beneficios que recibían.

Los finales del siglo XX y esta primera década del siglo XXI han sido años de reconversión de toda la planta industrial a los estándares mundiales de calidad y a sus reglas de productividad e higiene; los enormes retos de la competencia mundial han sido tomados por la Industria Alimenticia de Jalisco y su Cámara es el operador que gestiona y representa, además de ser un proveedor de servicios de capacitación y desarrollo para los agremiados.

Hoy en día la Cámara de la Industria Alimenticia es un aliado indispensable para lograr las metas de crecimiento y exportación de los negocios del ramo de alimentos.

SECCIONES ESPECIALIZADAS

La Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco es una organización que agrupa a los empresarios del ramo de la producción de alimentos, su finalidad es promover la buena marcha del sector, representarlo ante las autoridades y ofrecer servicios que fomenten la productividad de las empresas y el desarrollo de las personas que las integran; todo en un clima de compañerismo y solidaridad.

Como la Industria Alimenticia es un ramo con gran variedad de productos y cada uno con características muy particulares, vió la conveniencia de establecer grupos de trabajo a partir de cada uno de los diferentes gremios industriales que conformaban la organización; es así como surgen las secciones especializadas.

Sección Especializada es una parte de la Cámara que reúne al grupo de afiliados que se dedican a la misma ocupación, que tienen actividades industriales del mismo ramo. Son empresas con necesidades y problemas muy parecidos que se juntan para defender sus intereses y producir información, buscar asesorías y promover la buena marcha de los negocios de su sector.

Para constituir una Sección Especializada es necesario convocar a los  socios afiliados con una actividad similar y contar con el interés de cuando menos el cincuenta por ciento de los asistentes. Hecho esto, solicitar al Consejo Directivo de la Cámara que apruebe su integración, incluyendo las razones y motivos por los que es necesaria su existencia y los objetivos para los que será creada.

Cada Sección Especializada cuenta con una mesa directiva que los mismos asociados eligen de acuerdo a las indicaciones del Consejo Directivo de la Cámara y pueden reelegirse por otro periodo más. Esta mesa directiva establecerá su propio programa de trabajo y la frecuencia de sus reuniones para lo cual presentará un plan en su primera reunión de trabajo.

La Sección Especializada defiende con firmeza los intereses de la actividad industrial que representa; estudia con detenimiento los asuntos que afectan a las empresas asociadas y  propone acciones que mejoren el sector, todo ello por medio del trabajo organizado de las comisiones integradas por los agremiados bajo la coordinación de la mesa directiva.

Con las Secciones Especializadas el trabajo de la Cámara de la Industria Alimenticia adquiere profundidad y cercanía con las actividades productivas de sus socios; gracias a esta organización segmenta los grupos de intereses sin afectar  el trabajo global del organismo, que reúne y representa a todo el conjunto de ramos productivos de estas industrias.

 

 

About the author

CIAJ administrator

Deja un comentario